Imprimir
PDF

¿CUANDO SE ACALLARAN LAS VOCES DEL ODIO?

. Opinión - Opinión

Por Roberto Destéfano

Es sabido por toda la sociedad, que cualquiera de los tres pre-candidatos presidenciales favoritos por el electorado, llevan consigo  una actitud y un mensaje más moderado que el escuchado en todos estos años de kirchnerismo
Ahora me pregunto si este próximo cambio presidencial es realmente un fin de ciclo para ese vocabulario pueril, intolerante, hostil y soberbio?

Nacen estas reflexiones de leer con indignación los nuevos atropellos y verborragicos comentarios que siguen ahondando en la grieta social, emitidos por Hebe de Bonafini, cuya única autoridad moral es la bandera de los derechos humanos que contradice con sus agresivas y discriminadoras opiniones cargados de odio por todo aquello que no comparte.
En las declaraciones que se hicieron públicas en las últimas horas, no se privó de calificativos extremadamente hostiles hacia el  gobernador Daniel Scioli ni hacia el vice-gobernador Gabriel Mariotto, incluso se atrevió a hablar a favor del terrorismo ante la tristísima masacre vivida en Paris

“Nunca habría pensado que ella hiciera eso: recibir a un militar acusado por delitos de lesa humanidad”, dijo Marcela Brizuela de Ledo haciendo referencia al encuentro del año pasado entre Hebe de Bonafini y el jefe del Ejército César Milani. ¿Esa reunión no tuvo acaso las mismas razones ni es criticable como aquellos de dirigentes que se ocupa en defenestrar?.
Siendo que son muchas veces claros mensajes de conciliación política y social, que es por ejemplo visitar el espacio Clarín, o tener de asesora a la hija de un ex presidente, que con todos los aciertos y errores, gobernó nuestro país elegido legítimamente y seguramente con las mejores intenciones como lo hacen muchos políticos y funcionarios, con el mayor compromiso, trabajo  y vocación de servicio, dejando en muchos casos su vida al servicio del país. No la escuchamos criticar a Amado Boudou cuando se supo que había nombrado unos dos mil empleados en el Senado Nacional.

No es tan grave generar consensos, comparado con la estafa de Sueños Compartidos  o el capricho de crear una Universidad inviable, una ocurrencia  que tenemos que pagar todos los argentinos..
Me pregunto si se acallaran las voces del odio con el próximo recambio institucional o muy por el contrario, en un país con libertad y democracia, se exacerbaran aún más…
Nuestro Papa Francisco constantemente da muestras de paz y conciliación, tomemos su ejemplo.

Dr. Roberto Destefano
Diputado PRO (MC)
Dirigente Profesional