Imprimir
PDF

Machismo no tiene fin

. Ciudad - Ciudad

Digamos que este post fue inspirado por la foto que se puede ver a la derecha. Me “gustó” –lo digo irónicamente…- ver como, si esta foto hubiese sido tomada en cualquier marcha, no aparecían excusas como "nos tiraron materia fecal" y otros idiotas más "justificando" el accionar policial.

Pero las justificaciones empezaron porque, mal que le pese a muchos, porque fue en el marco de la Marcha del Encuentro de Mujeres realizado en Mar del Plata hace quince días. Es muy bueno ver las fotos de diarios como Clarin y La Nacion para después cruzarlo con cualquier comentario y/o charla de bar/trabajo en el que salga el tema.

Suelo recordar el viejo adagio popularizado por el gran Groucho Marx que dice “Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla y disipar la duda”.
La represión ocurrida en Mar del Plata, un par de semanas atrás, en la manifestación del Encuentro de Mujeres dio cuenta de una serie de ideas y axiomas que no pueden (¿no quieren?) dejarse de lado.
Más allá que más de uno no considerará relevante los foros de los medios de comunicación, es asombroso el nivel de agresividad y falta de comprensión en torno al tema “cuestión de género”. Pero más allá de los foros, en cualquier charla de café entre amigos, se pueden escuchar una cantidad enorme de excusas esgrimidas para justificar la represión. Versiones solapadas del “algo habrán hecho” para recibir semejante dosis de “castigo por la osadía” de ser mujeres y protestar.

Lo peor de esto es cuando muchos autodenominados “progresistas” y de “mente abierta” muerden la banquina cuando su crianza se choca de frente con una realidad a la cual no estaban preparados. Esta sensación viene desde el momento que las mujeres empezaron a visibilizar mucho más sus problemáticas relacionadas a los femicidios y maltratos de diversa índole asi como reivindicación de derechos.
La burla y la denostación fueron y son las armas de los “bien pensantes” los cuales se vanaglorian de aptitudes que no tienen. En general, los movimientos que aglutinan a varios miles de seguidores permite que cualquier cráneo se acerque no tanto por convencimiento político sino para encontrar un espacio donde encuentre contención. Por eso, no es nada extraño cuando algún “cumpa” o “camarada” de espacios denominados “abiertos” empiezan con los chistes machistas y de género. Pero, eso si ¡que a nadie se le ocurra criticarlos! Estas “mastermind” no son más que mediocres que lograron un espacio dentro de un movimiento pero que hacen agua apenas éste empiece a tomar decisiones contra sus propias ideas alimentadas por la educación y crianza recibida a través de los años.

Hay una foto que está dando vueltas por las redes sociales, que muestra a tres o cuatro hombres con cochecitos de bebé, mientras (se deduce) sus parejas estarían en la marcha. La imagen es por demás tierna pero no faltará el cascote que vaya desde el “pollerudo” hasta “el que  tendría que estar en la marcha sos vos y no tu mujer”.

¿Qué hubiera pasado si la marcha era de hombres puros y heterosexuales? Seguramente se pediría la cabeza del encargado de seguridad de la marcha. En este caso, no fue así. Por el contrario, se hizo todo para justificar el accionar represivo. Cuando las autoridades policiales afirman que fue les lanzaron “materia fecal”, no sé que podría traer mayor dolor para un físico. ¿La materia fecal o un piedrazo? Será allí donde la cuestión simbólica pone primera en el calificativo que merece el hecho.

Lo que si es apreciable como los hombres no pueden o no quieren darse cuenta que están yendo de contramano al mantener ideas y paradigmas del siglo XV. Sigue habiendo hombres que no quieren hacerse cargo de cuestiones que “no les correspondería” como lavar, cocinar o tender la cama. Ser un inútil no brinda  status de hombría ni te asegura convertirte en el “macho de América”. Por el contrario, daría cuenta de un mix explosivo que es la mala educación, carencias varias y un orgullo machista herido. En una palabra, ¡un tipo infumable! Esto, sin contar que muchos de los que pavonean su machismo como una virtud, tienen hijas mujeres y son lo más “cuida” que hay. Marche una nueva y enésima contradicción…

Y ante cualquier argumentación que me diga que soy agresivo al respecto, redoblo la apuesta. ¿Está mal decirle a un tipo que atrasa años y que este bodoque se ofenda? Es muy fácil apelar al tema de las “formas” cuando, a través del tan mentado “respeto”, el adoquin aludido hace pito catalán a cualquier cuestión que afecte a su cosmovisión, que es del tamaño de un poroto. La verdad duele, chicos. Haganse cargo de sus pelotudeces.  

Es menester recordar que, tras la marcha del #NiUnaMenos no ha bajado la audiencia de Tinelli ni tampoco los femicidios. Leamos los diarios de la semana pasada y veremos que hubo 9 femicidios; 3 en 36 horas.
Las preguntas siguen siendo las mismas al igual que la falta de respuestas. Hay bronca e indignación. Tampoco olvido el asesinato de Diana Sacayan, la militante trans que es, por más que muchos no lo quieran ver, un crimen de odio.

Lo primero que hay que  hacer, para solucionar un problema, es admitir que se lo tiene. Saquemonos la careta y admitamos que, a pesar de los avances experimentados, seguimos siendo una sociedad machista.

 

Fuente: Daniel Gaguine para el Caleidoscopio de Lucy